El Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) acaba de dictar una resolución vinculante en la que se establece que los autónomos que trabajen en su casa tendrán derecho a deducirse, de manera parcial, gastos de suministros (luz, agua o gas) si su vinculación con la obtención de los ingresos resultara acreditada por el obligado tributario.
Solo en ese caso, ya que, el TEAC estima en parte el recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio interpuesto por el director de Gestión Tributaria de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), fijando el criterio de que para el cálculo del rendimiento neto de una actividad económica en régimen de estimación directa, en el caso de utilización de un inmueble en parte como vivienda habitual, en parte para el ejercicio de la actividad, no procede la deducción de los gastos correspondientes a suministros atendiendo exclusivamente a una proporción entre los metros cuadrados afectos a la actividad económica y la superficie total del inmueble.
En cambio, los gastos derivados de la titularidad de la vivienda, tales como amortizaciones, IBI o comunidad de propietarios, sí resultan deducibles en proporción a la parte de la vivienda afectada al desarrollo de la actividad y a su porcentaje de titularidad en el inmueble referido.
Echa mano el TEAC de la normativa reguladora del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que permite la afectación parcial de elementos patrimoniales divisibles, siempre que la parte afectada sea susceptible de un aprovechamiento separado e independiente del resto, lo que puede acontecer en el supuesto de una vivienda que, parcialmente, se utiliza para el ejercicio de una actividad económica.
La determinación de la parte del inmueble que se utiliza en el desarrollo de la actividad económica se puede realizar de una manera objetiva poniendo en relación los metros cuadrados destinados a la actividad económica con los metros cuadrados totales de la vivienda; partiendo de este dato es fácil hallar la porción de los gastos derivados de la titularidad de la vivienda que corresponden a la parte destinada a la actividad económica, pues todos los gastos de esta categoría son imputables en igual medida a las dos partes de la vivienda (el mismo coste de titularidad tiene el metro cuadrado dedicado a fines particulares que el dedicado a la actividad económica).
Pero, en efecto, la naturaleza de los gastos de suministros impide afirmar sin mayores comprobaciones que sean imputables en la misma medida a una y a otra actividad, pues no existe una.